Valdalferche.com

Val d'Alferche

Mmmm… qué bien huele!

| 2 Comentarios

1

Frutas y verduras frescas en un mercado.

Creo que coincidimos todos cuando decimos que oler aromas agradables es un placer. Sin embargo, a diferencia de nuestros ancestros prehistóricos, para los que el olfato era esencial para su supervivencia, pues les advertía de los peligros, en la actualidad, es el sentido que utilizamos cada vez menos. Los alimentos en los supermercados se presentan plastificados y las frutas fuera de temporada no huelen a nada.

Creíamos, además, que los entornos urbanos son asépticos e inodoros y que teníamos que viajar al campo para respirar hondo y aspirar sus frangancias y aromas. Pues, resulta que las ciudades también tienen su encanto aromático. Lo dice una británica, Victoria Henshaw, que se ha dedicado a recorrer el mundo estudiando los olores que desprende cada ciudad. Durante un paseo aromático que Henshaw organizó en Barcelona para los ponentes de un congreso científico sobre el olfato, se llegaron a diversas conclusiones. Para los visitantes extranjeros los olores de los alimentos frescos que se venden en el mercado resultaron los más fascinantes.

Además de los gastronómicos, una ciudad mediterránea depara más sorpresas aromáticas. Las piedras de los viejos edificios, los cuerpos de la gente que llena las calles…algunos otros bastante desagradables (sí, ese que estás pensando). La idea es ir olisqueando – tal vez, discretamente- por donde pasemos. Nuestra percepción será mas completa. ¡Ah! y oler los aromas del vino es un magnífico entrenamiento para nuestro olfato.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

2 Comentarios

  1. Por suerte -o quizás porque la crisis nos obliga a encontrar placeres menos onerosos-, estamos revalorizando no sólo la importancia de los aromas en lo cotidiano, sino también tratando de recuperar la memoria de aquellos que fueron parte de nuestro pasado: los del hogar, el colegio, las vacaciones, las fiestas… Somos lo que sentimos, pero también lo que hemos vivido y merece la pena recordarlo. El hilo de la memoria puede ser un objeto, una foto, un poema… y también una fragancia. Sólo hay que estar alerta y tirar sin miedo del cordel.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  2. Rosa Escartin

    Bendita crisis si gracias a ella recuperamos valores esenciales y volvemos la mirada a las cosas que nos llenan y nos enriquecen. (Aunque suene cursilón, sorry.)

    VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Leave a Reply

Campos requeridos marcados con *.