Valdalferche.com

Val d'Alferche

Aguardiente como salario

| 0 Comentarios

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esquema de los depósitos para fermentar el vino a pie de viña en el siglo XVIII.

Las armadas más poderosas de los siglos XVIII y XIX eran la británica y la holandesa. Sus barcos protegían las numerosas colonias diseminadas por todo el mundo que poseían esos países. ¿Y cómo pagaban a sus marineros para soportar los largos viajes en los que los peligros y el tedio se alternaban? Pues, en parte con aguardiente.

Aquí este alcohol se producía a partir de la uva y en América, de la caña de azúcar. Fue el producto estrella de la exportación en esos siglos. Sólo su importancia económica puede explicar el trabajo que se tomaron los viticultores de la época para producirlo.

En la Vall del Flequer, cerca de Manresa, queda un conjunto de depósitos de fermentación que se construyeron a pie de viña. Lo que hoy son bosques de pino blanco cubriendo las laderas de la montaña, entonces eran terrazas de viñas aguantadas por muretes de piedra seca. Además, como la uva habría fermentado en el camino hacia las bodegas, construyeron numerosos depósitos para vinificar en las mismas viñas. Son unas cabañitas de piedra seca que cubren los pozos de cerámica vidriada y las zonas de prensa.

Tras el prensado de la uva para elaborar el vino se destilaba la brisa, es decir, todos los desechos sólidos: piel, pepitas y raspó para obtener el aguardiente. Éste y el vino fortificado, apto para las largas travesías en barco, llegaban a todos los confines del mundo.

Pero llegó la filoxera y acabó con uno de los mayores momentos de esplendor y gloria de la viña. El resultado, una crisis económica de proporciones colosales.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Leave a Reply

Campos requeridos marcados con *.